¿Qué hay después de esta vida? ¡Descubre!

¿Qué hay después de esta vida? ¡Descubre!

   Francais Español Pусский العربية Nederlands  Persian (Farsi) فارسی Bengali বাংলা Hindi हिन्दी Punjabi ਪੰਜਾਬੀ English Portugese Ukranian አማርኛ (Amharic)

Las flores florecen maravillosamente, luego se desvanecen rápidamente. La vida es como la niebla de la mañana: está aquí un poco, luego se ha ido. Al igual que una flor, la vida terminará un día …

¿Qué sigue?

Nuestra muerte en el futuro es una certeza: entonces, ¿qué pasará? A diferencia de las flores, nuestras almas vivirán. Supongamos que hay un Dios, Creador de ambas flores y tú mismo … ¿Eres como tantos otros que lo ignoran? ¿Y si te mueres, a dónde irías sin Él? ¿Qué te pasaría?

El milagro de la vida en la tierra.

Incluso la florecita más pequeña está compuesta de una manera sorprendente. La mera existencia de humanos, animales y plantas, viviendo en la complejidad y estructura del planeta tierra y todo el universo, prueba que debe haber un Creador: Dios. ¿No sería él un ser perfecto? En efecto: Él es perfecto, santo y todopoderoso. Dios está definitivamente allí, incluso teniendo Tu ojo en ti todos los días.

Resultado de nuestras vidas.

Dios quiere un contacto restaurado contigo, sí: ¡Él te ama con un amor profundo! Pero hay un problema: Él es Santo, y todas las cosas malas (pecados) que hiciste durante tu vida, te separan de Él. No solo ahora durante esta vida, sino que tus pecados también se traducen en perder el cielo después de esta vida. Porque no es posible que los humanos vivan con un Dios Santo en el cielo mientras están manchados y manchados por los pecados.

Sacrificio del amor

Dios escogió resolver el problema de tus pecados. Hace aproximadamente 2000 años envió a tu Hijo, el Señor Jesucristo a la tierra. Jesucristo, el único Hijo de Dios, tuvo la culpa de tus pecados: sacrificó tu vida por ti al morir en una cruz. Esto era necesario: los pecados solo podían eliminarse con el derramamiento de sangre de un hombre justo. Después de la cruz, el Señor Jesús se levantó de tu tumba y ahora está vivo en el cielo a la diestra de Dios. Solo Jesucristo puede quitar tus pecados. No hay vida religiosa, buenas obras ni nada que pueda hacer eso: Jesucristo es el único Camino a Dios.

La oferta y condición de Dios.

Esta es la verdad en definitiva. Desde la cruz, Dios ofrece tu amor, la salvación de los pecados y la vida eterna a todos. Pero hay una condición: la fe. ¿Qué creer?

  1. Creer que Jesucristo es el Hijo de Dios;
  2. Cree que Jesucristo es el Salvador de tus pecados;
  3. Cree que Jesucristo es el Señor vivo de tu vida, acéptalo como Señor y, a partir de ahora, permítele que te convierta en la persona que Él quiere que seas.

Solo al creer y expresar esto, puedes recibir el perdón y la salvación de tus pecados, y tienes garantizada la vida eterna en el cielo después de tu muerte.

Una elección contra Jesucristo resulta en la muerte eterna.

Si decide no creer nada o elegir contra Jesucristo, también elige contra Dios mismo. Si crees que no necesitas que Jesús limpie tus pecados, simplemente te mancharás de tus propios pecados y serás juzgado por ellos después de esta vida. El resultado sería un terrible futuro eterno sin Dios y sin entrada al cielo. ¡Realiza esto muy bien!

Elige a tiempo

La elección depende de ti: ¿cree en Jesucristo como tu Salvador y Señor o no? No hay otra manera de llegar al cielo. Ahora, durante tu vida en la tierra, es el momento de tomar una decisión. Las personas pueden morir inesperadamente o enloquecerse, sin tener el tiempo ni la oportunidad de tomar una decisión sólida para creer en Jesucristo y pedir tu perdón. No pospongas tu elección: hoy es tu día.

Si primero quieres leer más información en profundidad con la Palabra de Dios como la fuente…

Más que flores

Si ya te has decidido a tomar la mejor decisión de todas…

Listo para acción

¡Te deseo lo mejor!

Si no quieres seguir leyendo, que Dios te bendiga en esta vida actual de todos modos, ¡dale a ti ya tu familia buena salud y vejez!

Sin embargo, también esperamos que Dios mismo trabaje en tu corazón con respecto a la vida después de la muerte: al convencerlo de los pecados y el juicio. ¡Que el amor de Dios te atraiga hacia Él como un imán! Porque aunque Él nunca te obligaría a elegir a Jesucristo como tu Salvador y Señor, toda tu vida, Dios continuará acercándose y esperando que vengas.

Mantenga esta oración de una línea en mente, para orar en momentos de necesidad:

“Señor Jesús, Hijo de Dios, perdona mis pecados y salva mi alma”.

¡Dios te bendiga en tu vida!

Facebook Twitter