fbpx
¿Cuál es tu parte?

¿Cuál es tu parte?

Toma una decisión

Muchas personas prefieren ignorar a Dios y prefieren vivir sus vidas sin Él [1]. Y muchas personas eligen no creer en Jesucristo [2], a veces incluso usando Tu Nombre como una maldición [3]. En el futuro, serán responsables de sus pecados y elecciones, como ya se explicó en una página anterior (solo se vive una vez). Sin embargo, este no es el deseo de Dios para ti: Dios quiere que todas las personas, tú también, se arrepientan y se vuelvan a Él [4].

¡Qué importante es hacer un giro! [5] ¡Arrepentirse de sus pecados y vivir espiritualmente [6] al elegir creer en Jesucristo como tu Salvador y Señor [7]! Recuerda: Jesús es el único Camino [8] para encontrar a Dios como tu amoroso Padre Celestial [9], no hay otra posibilidad de limpiarte de las manchas de tus pecados [10]. No hacer nada o negarse a creer en Jesucristo resultará en un futuro eterno como una persona perdida, sin Dios en un lugar terrible (asegúrese de leer los versículos bíblicos debajo de la página “Solo se vive una vez“). ¡Elige el derecho para evitar tal destino!

Dios no nos pide que hagamos algo grande. De hecho, es Él quien hizo el trabajo sacrificando la vida del Señor Jesucristo por nosotros: allí pagamos un precio enorme para liberarnos [11]. Todo lo que Dios pide de nosotros a cambio…

… es creer en tu Hijo Jesucristo.

¿Qué es exactamente creer?

Que Dios tu Creador existe y está ahí [12]

Que Jesucristo es el Hijo de Dios [13].

Que Jesucristo es el Señor, murió por tus pecados y resucitó de la muerte [14]

Que necesitas salvación de tus pecados [15].

Que necesitas a Jesucristo para salvarte de tus pecados [16]

Que necesitas arrepentirte de tus pecados y dar un giro: comenzar a vivir una nueva vida diferente como seguidor del Hijo de Dios, el Señor Jesucristo [17].

Si tienes problemas para creer estas cosas, ¡ora para que el Espíritu Santo de Dios te convenza y te ayude a creer!

¿Qué te cuesta …

Ahora, aceptar a Jesucristo como tu Salvador y Señor no le cuesta dinero, y pronunciar tu oración para cambiar tu destino (vea la página siguiente Listo para la acción) tampoco cuesta mucho tiempo…

Sin embargo, es importante saber que comenzar una nueva vida como un seguidor de Jesucristo es, de hecho, un cambio de vida. Aceptar a Jesús como tu Salvador y Señor, es como entregarle el volante. Es el comienzo de una nueva vida, buscando y confiando en tu voluntad en lugar de la tuya.

A otras personas puede que no les guste tu elección, incluso pueden odiarte o hacerte sufrir por ello [18]. En la tierra, alrededor de 100 millones de cristianos experimentan ser odiados por creer en Jesucristo. Sufren de persecución espiritual o física. En este momento, en todo el mundo, aproximadamente 11 cristianos mueren por hora, solo por ser un seguidor de Jesucristo.

Incluso cuando no experimenta este tipo obvio de persecución, seguir a Jesucristo no lo deja sin ser afectado. Comenzarías a experimentar en tu vida que hay áreas en las que Dios trabajará para hacerte más bella como persona. Al igual que un diamante en bruto, hay que cortarlo y pulirlo para darle brillo. Tendrás que renunciar a servir a otros dioses o detener los malos hábitos. De todos modos: te puede costar mucho…

… para ganar todo!

El Señor Jesús nos pide que consideremos de antemano lo que costaría seguirlo [19]: te costará a ti mismo, ya que se volverá más importante que todas las demás cosas en la vida. Al mismo tiempo, cuando hagas esta elección… ¡también ganarás todo! Todo esto puede sonar como una paradoja. Podemos asegurarle que conocer al Señor Jesús es lo mejor que le puede pasar a un humano, ¡es como encontrar un tesoro escondido que vale más que nada en la vida [20]! Seguro que es un riesgo dar el paso para comenzar a creer en el Señor Jesús, pero es un mayor riesgo de no hacerlo: en ese caso, te perderías lo más esencial y más precioso de la vida ahora y después de esta vida como ¡bien!

Veamos lo que Dios dará a cambio al elegir creer…

Grandes Regalos

[1]
 
»Entrad por la puerta estrecha. Porque es ancha la puerta y espacioso el camino que conduce a la destrucción, y muchos entran por ella. Pero estrecha es la puerta y angosto el camino que conduce a la vida, y son pocos los que la encuentran. Mateo 7:13-14 NVI
 
[2]
 
Sin embargo, no queréis venir a mí para tener esa vida. Juan 5:40 NVI
 
Basta con que el discípulo sea como su maestro, y el siervo como su amo. Si al jefe de la casa lo han llamado Beelzebú, ¡cuánto más a los de su familia! »Así que no les tengáis miedo; porque no hay nada encubierto que no llegue a revelarse, ni nada escondido que no llegue a conocerse. Mateo 10:25-26 NVI
 
[3]
 
También Enoc, el séptimo patriarca a partir de Adán, profetizó acerca de ellos: «Mirad, el Señor viene con millares y millares de sus ángeles para someter a juicio a todos y para reprender a todos los pecadores impíos por todas las malas obras que han cometido, y por todas las injurias que han proferido contra él». Judas 1:14-15 NVI
 
[4]
 
Yo no quiero la muerte de nadie. ¡Convertíos, y viviréis! Lo afirma el SEÑOR omnipotente. Ezequiel 18:32 NVI
 
Por tanto, para que sean borrados vuestros pecados, arrepentíos y volveos a Dios, a fin de que vengan tiempos de descanso de parte del Señor, enviándoos el Mesías que ya había sido preparado para vosotros, el cual es Jesús. Hechos 3:19-20 NVI
 
[5]
 
Así que somos embajadores de Cristo, como si Dios os exhortara a vosotros por medio de nosotros: «En nombre de Cristo os rogamos que os reconciliéis con Dios». Al que no cometió pecado alguno, por nosotros Dios lo trató como pecador, para que en él recibiéramos la justicia de Dios. 2 Corintios 5:20-21 NVI
 
»Hoy pongo al cielo y a la tierra por testigos contra ti, de que te he dado a elegir entre la vida y la muerte, entre la bendición y la maldición. Elige, pues, la vida, para que viváis tú y tus descendientes. Deuteronomio 30:19 NVI
 
Por tanto, para que sean borrados vuestros pecados, arrepentíos y volveos a Dios, a fin de que vengan tiempos de descanso de parte del Señor, enviándoos el Mesías que ya había sido preparado para vosotros, el cual es Jesús. Hechos 3:19-20 NVI
 
[6]
 
Por medio de un solo hombre, el pecado entró en el mundo, y por medio del pecado entró la muerte; fue así como la muerte pasó a toda la humanidad, porque todos pecaron. Romanos 5:12 NVI
 
Porque la paga del pecado es muerte, mientras que la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor. Romanos 6:23 NVI
 
Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor por nosotros Efesios 2:4 NVI
 
[7]
 
En otro tiempo vosotros estabais muertos en vuestras transgresiones y pecados Efesios 2:1 NVI
 
[8]
 
―Yo soy el camino, la verdad y la vida —le contestó Jesús—. Nadie llega al Padre sino por mí. Juan 14:6 NVI
 
[9]
 
Pero, cuando se cumplió el plazo, Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la ley, para rescatar a los que estaban bajo la ley, a fin de que fuéramos adoptados como hijos. Vosotros ya sois hijos. Dios ha enviado a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo, que clama: « ¡ Abba ! ¡Padre!»
 
Así fue con Abraham: «Creyó a Dios, y esto se le tomó en cuenta como justicia». Gálatas 3:6 NVI
 
 [10]
 
Porque por gracia habéis sido salvados mediante la fe; esto no procede de vosotros, sino que es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte. Efesios 2:8-9 NVI
 
Pero, si vivimos en la luz, así como él está en la luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de su Hijo Jesucristo nos limpia de todo pecado. 1 Juan 1:7 NVI
 
Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad. 1 Juan 1:9 NVI
 
Si esto es así, ¡cuánto más la sangre de Cristo, quien por medio del Espíritu eterno se ofreció sin mancha a Dios, purificará nuestra conciencia de las obras que conducen a la muerte, a fin de que sirvamos al Dios viviente! Hebreos 9:14 NVI

[11]

Como bien sabéis, vosotros fuisteis rescatados de la vida absurda que heredasteis de vuestros antepasados. El precio de vuestro rescate no se pagó con cosas perecederas, como el oro o la plata, sino con la preciosa sangre de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin defecto. 1 Pedro 1:18-19 NVI

[12]

Antes bien, anhelaban una patria mejor, es decir, la celestial. Por lo tanto, Dios no se avergonzó de ser llamado su Dios, y les preparó una ciudad. Hebreos 11:16 NVI

[13]

―Esta es la obra de Dios: que creáis en aquel a quien él envió —respondió Jesús. Juan 6:29 NVI
 
―Sí, Señor; yo creo que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, el que había de venir al mundo. Juan 11:27 NVI
 
«El que cree en mí —clamó Jesús con voz fuerte—, cree no solo en mí, sino en el que me envió. Juan 12:44 NVI

Pero estas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que al creer en su nombre tengáis vida. Juan 20:31 NVI
 
Entonces mandó parar la carroza, y ambos bajaron al agua, y Felipe lo bautizó. Hechos 8:38 NVI

[14]

que, si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para ser justificado, pero con la boca se confiesa para ser salvo. Romanos 10:9-10 NVI
 
Después se apareció a más de quinientos hermanos a la vez, la mayoría de los cuales vive todavía, aunque algunos han muerto. 1 Corintios 15:6 NVI
 
Son muchas las cosas que tengo que decir y juzgar de vosotros. Pero el que me envió es veraz, y lo que le he oído decir es lo mismo que le repito al mundo. Ellos no entendieron que les hablaba de su Padre. Por eso Jesús añadió: ―Cuando hayáis levantado al Hijo del hombre, sabréis que yo soy, y que no hago nada por mi propia cuenta, sino que hablo conforme a lo que el Padre me ha enseñado. El que me envió está conmigo; no me ha dejado solo, porque siempre hago lo que le agrada. Juan 8:26-29 NVI

[15]

No he venido a llamar a justos, sino a pecadores para que se arrepientan. Lucas 5:32 NVI
 
Son vuestras iniquidades las que os separan de vuestro Dios. Son estos pecados los que lo llevan a ocultar su rostro para no escuchar. Isaías 59:2 NVI
 
En otro tiempo vosotros estabais muertos en vuestras transgresiones y pecados Efesios 2:1 NVI
 
Por tanto, para que sean borrados vuestros pecados, arrepentíos y volveos a Dios, a fin de que vengan tiempos de descanso de parte del Señor Hechos 3:19 NVI
 
y de parte de Jesucristo, el testigo fiel, el primogénito de la resurrección, el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos ama y por su sangre nos ha librado de nuestros pecados Apocalipsis 1:5 NVI

[16]

De hecho, en ningún otro hay salvación, porque no hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres mediante el cual podamos ser salvos». Hechos 4:12 NVI
 
―Yo soy el camino, la verdad y la vida —le contestó Jesús—. Nadie llega al Padre sino por mí. Juan 14:6
 
―Cree en el Señor Jesús; así tú y tu familia seréis salvos —le contestaron. Hechos 16:31 NVI

[17]

Por tanto, para que sean borrados vuestros pecados, arrepentíos y volveos a Dios, a fin de que vengan tiempos de descanso de parte del Señor, enviándoos el Mesías que ya había sido preparado para vosotros, el cual es Jesús. Hechos 3:19-20 NVI
 
No he venido a llamar a justos, sino a pecadores para que se arrepientan. Lucas 5:32 NVI
 
Luego dijo Jesús a sus discípulos: ―Si alguien quiere ser mi discípulo, tiene que negarse a sí mismo, tomar su cruz y seguirme. Mateo 16:24 NVI
 
Por tanto, imitad a Dios, como hijos muy amados, y llevad una vida de amor, así como Cristo nos amó y se entregó por nosotros como ofrenda y sacrificio fragante para Dios. Efesios 5:1-2 NVI

[18]

»Si el mundo os aborrece, tened presente que, antes que a vosotros, me aborreció a mí. Juan 15:18 NVI
 
El mundo no tiene motivos para aborreceros; a mí, sin embargo, me aborrece porque yo testifico que sus obras son malas. Juan 7:7 NVI
Si fuerais del mundo, el mundo os amaría como a los suyos. Pero vosotros no sois del mundo, sino que yo os he escogido de entre el mundo. Por eso el mundo os aborrece. Juan 15:19 NVI
Yo les he entregado tu palabra, y el mundo los ha odiado porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. Juan 17:14 NVI
Hermanos, no os extrañéis si el mundo os odia. 1 Juan 3:13 NVI
 
Este mensaje es digno de crédito y merece ser aceptado por todos: que Cristo Jesús vino al mundo a salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero. Pero precisamente por eso Dios fue misericordioso conmigo, a fin de que en mí, el peor de los pecadores, pudiera Cristo Jesús mostrar su infinita bondad. Así llego a servir de ejemplo para los que, creyendo en él, recibirán la vida eterna. Por tanto, al Rey eterno, inmortal, invisible, al único Dios, sea honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén. 1 Timoteo 1:15-17 NVI
 
Pues, así como participamos abundantemente en los sufrimientos de Cristo, así también por medio de él tenemos abundante consuelo. 2 Corintios 1:5 NVI
 
Así mismo serán perseguidos todos los que quieran llevar una vida piadosa en Cristo Jesús 2 Timoteo 3:12 NVI
 
Pero, si alguien sufre por ser cristiano, que no se avergüence, sino que alabe a Dios por llevar el nombre de Cristo. 1 Pedro 4:16 NVI
 
Y, después de que hayáis sufrido un poco de tiempo, Dios mismo, el Dios de toda gracia que os llamó a su gloria eterna en Cristo, os restaurará y os hará fuertes, firmes y estables. 1 Pedro 5:10 NVI

[19]

»Supongamos que alguno de vosotros quiere construir una torre. ¿Acaso no se sienta primero a calcular el costo, para ver si tiene suficiente dinero para terminarla? Si echa los cimientos y no puede terminarla, todos los que la vean comenzarán a burlarse de él, y dirán: “Este hombre no pudo terminar lo que comenzó a construir”. Lucas 14:28-30,33

[20]

»El reino de los cielos es como un tesoro escondido en un campo. Al descubrirlo un hombre, lo volvió a esconder, y lleno de alegría fue y vendió todo lo que tenía y compró ese campo. Mateo 13:44 NVI

 
»También se parece el reino de los cielos a un comerciante que andaba buscando perlas finas. Cuando encontró una de gran valor, fue y vendió todo lo que tenía y la compró. Mateo 13:45-46 NVI